Debido al cambio de modelo de contratación que se está produciendo con la implementación de la nueva ley Rider, se están viviendo en el sector unos momentos de incertidumbre donde no están claras las decisiones que van a tomar los grandes agregadores del mercado del food delivery y el impacto de estas decisiones, tanto para las grandes cadenas de hostelería como para las pequeñas y medianas empresas que tienen unos ingresos muy importantes gracias al reparto de comida a domiiclio y que pueden reducir su cuota de mercado actual.

Todo apunta a que los grandes agregadores van a trabajar con flotas propias y externalizando el servicio en empresas especialistas en food Delivery como el Grupo Mox. La decisión del mix entre flota propia y externalización va a depender de los costes que tengan que asumir con este nuevo modelo de negocio. Esto también va a influir en las cadenas hosteleras y en los pequeños y medianos restaurantes, puesto que pueden encontrarse ante diversos escenarios: Subida de comisiones y la reducción y/o directamente eliminación del servicio debido a los costes aparejados con el modelo de negocio asalariado.

Cuando un agregador o bien directamente los propios restaurantes deciden externalizar el servicio es muy importante que conozcan los costes aparejados al servicio puesto que proveedores que ofrecen precios por debajo de coste, solo pueden llevar a dos situaciones: una renegociación de precio en un corto plazo cuando los resultados muestren falta de rentabilidad de la subcontrata o bien que no se esté cumpliendo con la legalidad laboral.

Si bien la primera situación no es deseable puesto que nos lleva a un proveedor inestable y que va a influir en la experiencia de compra de los consumidores negativamente. La segunda opción es más grave, puesto que la subcontratación conlleva la responsabilidad subsidiaria y por lo tanto, más allá de los costes que puede llevar aparejados los incumplimientos también subyace el coste que tiene la mancha en la imagen de la marca de verse envuelta en procesos judiciales debido a infracciones en el terreno laboral. Esta situación se puede provocar en caso de accidente grave o muy grave del motorista, por las consecuencias penales que puede tener un trabajador en situación irregular.

En el punto de mira

Ahora mismo el sector esta en el ojo del huracán y las autoridades laborales van a estar revisando cada subcontratación para comprobar que finalmente la ley Rider se aplica en todas sus consecuencias, por lo que es muy importante recurrir a players del mercado que tengan el conocimiento de cuales son los costes y aseguren el riguroso cumplimiento de la legislación laboral. Es por esto que en el Grupo Mox hemos decidido mostrar todos los costes internos que tiene el food delivery para que cualquier empresa que quiera externalizar el servicio logístico pueda hacerlo en empresas de confianza.

Costes reales de un repartidor asalariado

Coste del trabajador

Normalmente las empresas del sector ofrecemos dos modelos de trabajo: un modelo de trabajo donde se contratan horas de reparto (como podría hacerse por ejemplo con un servicio de limpieza) y otro modelo donde se acuerda un precio por pedido gestionado. Ambos tiene una sería de implicaciones a nivel de precio que luego veremos.

Contrato por horas de reparto: En primer lugar empezamos con los costes salariales del trabajador. Según los convenios, los salarios pueden variar pero, la mayoría de empresas de logística trabajan a SMI esto implica 13300 € anuales que a coste de empresa asciende a 17.436,30 € anuales. A este coste salarial debemos sumar el coste de la indemnización por finalización de la subcontratación o fin de obra y servicio, que supone 12 días de indemnización por año trabajado, que supone 443,33 € de coste anual. Este sería el coste de un trabajador sin añadir ningún coste salarial adicional como incentivos o compensaciones.

Costes salarial repartidor 13.300 € anuales
Coste salarial para empresa 17.436,30€ anuales
Indemnización por finalización de subcontratación o fin de obra y servicio 443,33€ anuales
Incentivos o compensaciones Según caso

Ahora debemos traducir esto como coste hora. Aquí el problema que nos encontramos es que dependiendo del convenio, pueden variar el número de horas anuales que debe hacer un trabajador, pero en el mejor de los casos nos encontramos con 1800 horas anuales como jornada mas extensa y por lo tanto donde tendríamos menor coste salarial por hora. Con un sencillo cálculo vemos que el coste hora sin incluir la indemnización por fin de obra es de 9,69 € / hora y si incluimos esta asciende a 9,93 € / hora.

Estos son costes puros sin incluir costes agregados como puede ser el absentismo o bajas médicas. En caso de absentismo se podría descontar del sueldo pero seguiríamos teniendo el coste de Seguridad Social del trabajador.

Gastos del transporte

Vehículo

A partir de este punto pasamos a calcular el segundo coste más importante de las empresas de food delivery que son los gastos de transporte. Estos gastos se dividen en 2, vehículo y combustible. El gasto en vehículo puede variar en función de la negociación que tengamos con el proveedor e incluso en el hecho de tener vehículos en propiedad o no. También se pueden contratar trabajadores con vehículo propio y abonar algún tipo de plus por el mismo.

Un vehículo de alquiler puede estar entre 125 € y 220 € por mes de contrato en función de los km contratados, del plazo del renting y del tipo de vehículo. Tomando el vehículo más barato entorno a los 125 € al mes nos lleva a 28.85 € por semana y aquí es donde se complica la cosa. El coste por hora va a depender del tiempo de uso que le demos a la moto y nos encontramos un sector donde la demanda está muy focalizada a las cenas y los fines de semana.

Esto nos lleva a que en el sector, la media de contrato por cada trabajador y por tanto el número de horas que usamos la moto esté entre 15 y 25 horas dependiendo del cliente. Si bien la media se suele situar entorno a 18 h de contrato por rider. Por lo tanto, ese es el ratio de uso de las motos lo que nos lleva a un precio por hora del vehículo de 1,60 € / hora.

Alquiler vehículo 1,60€/hora
Remuneración repartidor vehículo propio 50/70€/mes + variable 0,50€/1,00€ por perdido

La opción de contratar un trabajador con vehículo se suele utilizar en muchos casos y se añade una remuneración por el uso del vehículo. Esta remuneración puede ser fija o variable o un mix de ambas. En la mayoría de casos, se suele ofrecer un fijo entre 50 y 70 € a un trabajador a jornada completa mas un variable por pedidos gestionados por el repartidor.

En caso de ofrecer un variable al trabajador lo mínimo que se puede y se suele ofrecer se mueve entre 0,50 € y 1 € el pedido. Por lo tanto, para calcular el coste hora del vehículo en el caso de trabajadores con vehículo propio necesitamos conocer la cantidad de pedidos que gestionan por hora o lo que es lo mismo la productividad del trabajador. Actualmente dependerá del volumen de pedidos que se gestionan y del dimensionamiento que hagamos respecto de la cantidad de riders que se encuentre repartiendo pero un estándar razonable se encuentra entre 1,7 y 2,5 pedidos hora.

Aquí nos encontraremos con la disyuntiva entre tener una alta productividad para diluir el coste hora o reducir la productividad para diluir el coste de transporte pero, comparando la magnitud de ambos costes, lo razonable es incrementar evidentemente la productividad al máximo por lo que si tomamos en cuenta el ratio de 2,5 pedidos/hora, el coste del vehículo con el mínimo pago de 0,50 € por pedido ascendería a 1,25 €/hora.

Esta diferencia de precio parece indicar que lo más rentable es utilizar trabajadores con vehículo propio pero hay que tener en cuenta varios factores:
1. No en todas las localidades hay suficientes trabajadores disponibles que tengan vehículo propio que aportar.
2. Los vehículos propios no tienen un servicio asociado de reparaciones y desconocemos el estado de los mismos, por lo que generan mayores incidencias de reparaciones y por lo tanto tenemos los costes de oportunidad de facturación perdida o peor servicio por trabajadores que no pueden acudir a su puesto. A lo que se añaden los costes laborales al tener un trabajador cotizando sin poder prestar servicio.

Gasolina

A continuación tenemos que tener en cuenta el coste de gasolina que suele rondar entre 0,10 y 0,20 € por cada pedido gestionado, dependiendo del vehículo y las distancias recorridas. Esto sumaría un total aproximado en el mejor de los casos de 0,25 € por hora.

Gasolina 0,25€/hora
Gastos de reparación y otros Según caso

De nuevo aquí no agregamos otros costes asociados como pueden ser el gasto en vehículos parados por una gestión de los contratos de vehículos ineficiente o los gastos de reparación de vehículos por daños en los mismos. Estos gastos se pueden reducir con una buena gestión pero nunca son cero.

Mochilas de reparto

Por último tenemos el coste de los materiales necesarios para el transporte de los productos, las famosas mochilas. Estas tienen un coste entorno a 30/ 50 € dependiendo de los tamaños y calidad de las mismas. Al igual que en el caso de los vehículos, debemos calcular el coste en función de las horas de uso de las mismas. Utilizando el mismo ratio de 18 h por rider y teniendo en cuenta una vida útil de las mismas de máximo unas 26 semanas tenemos que sumar al coste 0,06 € / hora

Mochila 0,06€/hora

Coste total del servicio

Si resumimos hasta ahora podemos calcular un coste mínimo por hora de 9,69 + 1,25 € + 0,25 € + 0,06 €= 11,25 € de coste operativo por hora de trabajo y si nos vamos al extremo superior 9,93 + 1,60 + 0.25 + 0,06 € = 11,84 € hora. Esto implica un precio medio de 11,55 € por hora de trabajo y con este precio solo hemos llegado a ver una parte del iceberg. Aquí entraría la eficiencia de cada empresa en tener mejores costes en los siguientes apartados:

1. Reclutamiento.
2. Gestión operacional.
3. RRHH
4. Contabilidad y finanzas
5. Departamento comercial y de marketing.

Y por último tendríamos el margen de rentabilidad de la empresa. Después de todos estos cálculos podemos afirmar que:

1. Cualquier empresa que ofrezca servicios a un precio inferior a 11.25€ / hora de trabajo o de 4.5 € el pedido al alcanzar una productividad de 2.5 pedidos hora o bien está trabajando con margen operativo negativo y por lo tanto ese precio va a ser insostenible a medio/largo plazo o está cometiendo algún tipo de fraude laboral.

2. Si asumimos que todos los costes asociados a la explotación de la actividad no supone más de un 5% del coste hora cualquiera que ofrezca el servicio a un coste inferior a 11,81 € /hora de trabajo o de 4,73 € el pedido al alcanzar una productividad de 2.5 pedidos hora o bien trabaja con un Ebitda negativo y por lo tanto ese precio va a ser insostenible a medio/largo plazo o está cometiendo algún tipo de fraude laboral.

3. Si tomamos valores promedio la realidad es que a largo plazo la media de productividad se encuentra entorno a los 2 pedidos hora y que hay que tener en cuenta un mix de las opciones de vehículo propio y empresa la situación es que tenemos un coste medio por hora de 11,49 € ajustando a una productividad de 2 pedidos hora y por lo tanto un coste por pedido de 5.75 €. Si de nuevo asumimos un 5% de costes estructurales y sin entrar en ineficiencias ya el coste asciende a 12.06 € hora o 6.03 € pedido y todavía no hemos añadido margen de rentabilidad a la cuenta. Por lo que cualquiera que este vendiendo por debajo de esos precios nuevamente o tendrá una rentabilidad negativa o está incurriendo en fraudes laborales.

Como conclusión final la recomendación del grupo Mox es que antes de aceptar iniciar una subcontratación de servicio de food delivery se aclare con la empresa subcontratada el business case y la lógica detrás del precio que se nos está ofertando puesto que las responsabilidades de una subcontratación con una empresa que no cumpla con la legislación actual nos pueden llevar a una situación en la que no solo intervenga la autoridad laboral sino que además la imagen de marca del restaurante quede manchada en un momento en que el food delivery está en el punto de mira de la sociedad. El contratar una flota propia fija es muy arriesgado dado que a los costes asociados que ya hemos visto hay que sumar el coste de las ineficiencias por no tener los conocimientos de como gestionar equipos de riders y los costes que se asumen por bajas, despidos, etc. Además de tener que invertir tiempo y dinero en el reclutamiento de perfiles adecuados.

Es por esto que desde grupo Mox ofrecemos dos posibles opciones a nuestros clientes, la externalización del servicio con la total garantía de nuestra experiencia de cuatro años en el sector trabajando con riders asalariados. O bien la contratación a través de la ETT de nuestro grupo, DriverJobs donde aplicamos los conocimientos adquiridos reclutando a riders asalariados junto con nuestra amplia base de datos de riders disponibles alrededor de toda España. Con estos dos sistemas nuestros clientes pueden reducir sus coste y decidir el grado de control que quieren tener sobre las operaciones logísticas, desde despreocuparse y dejarlo todo en nuestras manos a tener ellos el control pero evitando los costes de reclutamiento y costes laborales asociados.

Además actualmente los agregadores están abriendo nuevas formas de colaboración con sus partners donde existe incluso la opción de utilizar la red logística del agregador en determinados momentos y una red propia en otros momentos con la consiguiente bajada de comisión desde el habitual 30% a un 14 %, esto supone un gran ahorro para los restaurantes que pueden utilizar una red propia en los momentos de mayor volumen y por lo tanto donde mas va a poder eficientar el servicio logístico y recurrir al agregador en aquellos momentos donde el volumen es mas bajo y es mas probable que haya ineficiencias en el uso de riders propios.

Si necesitas contactar con nosotros para que hagamos un estudio de la posible externalización del servicio de food delivery o de la contratación de riders via ETT nos puedes contactar en info@grupomox.com